Ganar un minuto al reloj para llegar a tiempo al cole. Pisar el acelerador porque la hora de la reunión de empresa o la cita en el médico se echa encima. Son actitudes habituales que, al volante, pueden tener un desenlace fatal. Así lo entienden el colectivo Biciclistas de Corella, el Centro de Salud de la localidad y la totalidad de los centros educativos del municipio (Escuela Infantil Niño Jesús, colegio José Luis Arrese, Escuela de Arte e IES Alhama), que han plasmado su inquietud en una propuesta y han aportado soluciones para minimizarla. A través del proyecto Calles 30, todos ellos apuestan por “la pacificación y disminución del tráfico motorizado como medida para disminuir la siniestralidad en la zona urbana”, un extremo que reconocen que en Corella lleva mucho adelantado en los últimos años gracias al desvío del tráfico de paso producido tras la construcción de la variante en junio de 2009 y a la colocación de pasos sobreelevados en diversos puntos de la ciudad.

Biciclistas de Corella

A pesar de ello, Biciclistas, centros educativos y de salud han dado un paso más y proponen al Ayuntamiento de la localidad ribera que actúe en las calles Yerga, Mª Teresa, José Luis Arrese, Fermín Arteta, avenida del Villar, Combonianos y Santa Bárbara.

soluciones “Es muy habitual ver vehículos circular a gran velocidad por la avenida del Villar, incluso durante los recreos del IES Alhama, con numeroso alumnado en las aceras”, alertan. Por eso, opinan que “si las zonas aledañas a los centros educativos, de salud y ocio fuesen Calles 30, se mejoraría la situación”.

Entrar en esta catalogación implica, entre otros extremos, que se señalicen convenientemente estos puntos y se vele porque se respeten las normas. “Eso evitaría accidentes y todos (peatones, bicicletas y vehículos motorizados) se desplazarían con mayor tranquilidad y, por supuesto, seguridad”, consideran convencidos.

La propuesta Calles 30 también incluye la necesidad de una revisión de la señalización horizontal y vertical en los cruces. “En muchos sitios, especialmente en los que se encuentran cerca de los centros educativos, es más lógico un stop que un ceda el paso”, observan.

Por último, proponen “más resaltos en algunas calles -caso de la avenida del Villar- para que la velocidad de los vehículos motorizados disminuya y aumente la seguridad de todos”, dicen.

compromiso a largo plazo Esta propuesta de Biciclistas de Corella es una de las muchas acciones que el colectivo ha llevado a cabo en la localidad ribera con el propósito de mejorar los hábitos de transporte y desplazamiento, y para el fomento del uso de la bicicleta. En esta ocasión, se han unido a ellos los centros educativos y el centro de salud, cuyos responsables secundan con sus firmas la propuesta.

Además, todos ellos se comprometen “a seguir realizando campañas para enseñar las maniobras de señalización y normas de tráfico, además de recordar a los ciclistas urbanos que se hagan visibles, especialmente cuando cae la tarde y de noche, con prendas reflectantes y luces: luz de posición blanca en la parte delantera y luz de posición de color rojo y un catdrióptico también en la parte trasera”.

Fuente: noticiasdenavarra.com.

Deja un Comentario